La tripulación almacenó una muestra de plantas que forman parte de un estudio de botánica, llamado Plant Gravity Sense, que consiste en comprender cómo perciben la gravedad las raíces de estas plantas. Las muestras se guardaron en un congelador del SpaceX Dragón y se analizarán una vez llegadas a la Tierra. Si los resultados son favorables, los astronautas podrían cultivar sus propios alimentos mientras vivan en el espacio.

Los ratones también han sido observados en el espacio gracias a la investigación Rodent Researh-3. Los roedores disponían de un habitáculo especialmente diseñado para ellos con la finalidad de observar los cambios en el sistema musculo esquelético debidos a la falta de gravedad. También se estudia si los anticuerpos que previenen la debilidad muscular en la Tierra, podrían ser efectivos en el espacio.

El pasado 11 de mayo, el SpaceX Dragon amerizó en el Océano Pacífico con más de 1.670 kg de carga procedente de la Estación Espacial Internacional. Entre esta carga hay muestras de experimentos de ciencia y tecnología de la NASA. Todas ellas fueron enviadas al laboratorio de ensayos de SpaceX en McGregor, Texas, para su procesamiento.