“El TRI for Space Health apoya la investigación y la educación de la próxima generación de científicos de la vida espacial. Recibimos muchas propuestas firmes y estamos encantados de dar la bienvenida a nuestra clase inaugural de becarios posdoctorales”, señaló Dorit Donoviel, directora interina del instituto y profesora asociada del Center for Space Medicine at Baylor.

Según ha informado la universidad, Heather Allaway, de la Texas A & M University, ha sido becada por el TRI for Space Health para indagar sobre el uso de anticonceptivos reversibles de acción prolongada para mitigar la pérdida ósea en ratas en misiones simuladas. Micaela Cunha, de la Universidad de Columbia, va a estudiar un marco mecanicista para evaluar la eficacia de la aspirina y otros radioprotectores para reducir la carcinogénesis por radiaciones espaciales.

Por otro lado, Karina Marshall-Bowman, del Hospital General de Massachusetts, va a evaluar la gravedad artificial como contramedida al desplazamiento cefálico de fluidos, mientras que Vivekanand Vimal, de la Universidad de Brandeis, investigará sobre la predicción de diferencias individuales en el aprendizaje para estabilizar de forma manual la actitud en un entorno analógico de vuelo espacial.

Fundado en 2016, el TRI for Space Health lidera el esfuerzo estadounidense para trasladar la investigación terrestre de vanguardia a estrategias para mitigar riesgos en la exploración humana del espacio profundo. Trabaja en asociación con el Programa de Investigación Humana de la NASA a través de un acuerdo de cooperación. Es un consorcio liderado por Baylor del que forman parte el California Institute of Technology and y el Massachusetts Institute of Technology (MIT).