El astronauta de la European Space Gency, Paolo Nespoli, ha probado recientemente una prenda personal de protección que frena la radiación espacial con agua. El agua es utilizada por sus propiedades de protección, según explican los expertos. El líquido se coloca en contenedores en las partes del traje espacial que cubren órganos especialmente sensibles a la radiación cósmica. Por su parte, el astronauta de la NASA, Mark Vande Hei, ha estudiado cómo los gases y el polvo de la atmósfera de la estación impactan en la respiración de la tripulación.

Vande Hei ha instalado monitores ultrasensibles que analizaron el aire exhalado para detectar impactos en la salud de la tripulación debido a la radiación espacial y al polvo cósmico. Según explica la NASA, los resultados ayudarán a los médicos e ingenieros a mejorar las condiciones para que los futuros astronautas viajen más tiempo y más lejos en el espacio. El también astronauta, Joe Acaba, trabaja en un sistema de refrigeración para un nuevo traje espacial de EE. UU. El investigador también es el autor del nuevo disco duro y el software compatible con el detector de rayos cósmicos del espectrómetro Alpha Magnetic.