Las EyeSpeak fueron creadas para facilitar la comunicación entre los astronautas. Con ellas, el usuario puede acceder al correo electrónico, navegar por internet o ver vídeos, y solo él puede ver lo que se proyecta dentro de la lente y, además, seguir viendo lo que pasa cerca de él, según informa desde la ESA.

“Se trata del primer dispositivo independiente de este tipo; puede utilizarse en cualquier lugar y en cualquier posición física, independientemente de la orientación de la cabeza del usuario”, comentó Teresa Nicolau, experta de EyeSpeak.

Cuando se desarrollaron estas gafas, los astronautas disponían de sistemas rudimentarios para dar paseos espaciales. Explorar las nuevas tecnologías que les proporcionaba información en tiempo real sobre su campo de visión era una de sus actividades constantes, tal y como recoge la agencia SINC.

https://youtu.be/jhdUKQ86SZw

Aplicación médica de las EyeSpeak

Con el paso del tiempo, las EyeSpeak tomaron un nuevo rumbo gracias a Ivo Vieira, CEO de la empresa portuguesa LusoSpace. Esta compañía era la encargada de hacer el estudio para la agencia espacial cuando el padre del director general fue diagnosticado de una enfermedad degenerativa.

El movimiento ocular proporciona una oportunidad para comunicarse en caso de padecer este tipo de enfermedades. En el caso de ciertas enfermedades neuronales como la ELA o la esclerosis lateral amiotrófica, las neuronas debilitan la función neuronal del paciente y llegan a impedirles que se comuniquen correctamente.

Esta fue la razón por la que la empresa portuguesa produjo las gafas de realidad aumentada y las adaptó, después, a los discapacitados. EyeSpeak 1 se lanzó en 2016 y llevan un micrófono incorporado, unos altavoces y una cámara que se controla con un microprocesador. Así, puede emitirse una voz sintetizada.