Cientos de pilotos que vuelan actualmente gestionan su depresión sin tratamiento por miedo al impacto negativo que tenga en sus carreras profesionales. La investigación tomó como muestra a 233 pilotos, y 75 de ellos informó tener pensamientos suicidas y síntomas depresivos. Este 4,1% de pilotos en activo que vuela con ideas suicidas es indicativo de la necesidad de prevención en salud mental.

Estos 75 participante aseguraron haber tenido pensamientos suicidas en las últimas 2 semanas anteriores a la encuesta.  Además, se detectó que existía una tendencia significativa por consumir medicamentos para dormir.

El estudio, descriptivo de corte transversal, se realizó a través de una encuesta anónima a pilotos entre abril y diciembre de 2015. Los pilotos fueron seleccionados a través de un muestreo de conveniencia de distintas compañías aéreas y aeropuertos. En el análisis de datos, se incluyó el número total y la prevalencia de las características de salud y puntuaciones de depresión.

Esta es la primera investigación realizada sobre depresión y pensamientos suicidas recopilada tras las investigaciones realizadas de accidentes aéreo, una vez analizados los exámenes médicos o los informes, archivos protegidos por aviación civil y las compañías aéreas.