Kubik es un hardware capaz de analizar el desgaste celular en el espacio. Se trata de una herramienta utilizada por los investigadores en la International Space Station (ISS) para realizar una serie de experimentos con los que han estudiado los efectos de la microgravedad y el desgate de las células musculares, retinales y retianianas. El objetivo de la investigación es desarrollar medicinas y nuevos tratamientos contra el deterioro celular.

Gracias a Kubik, el astronauta italiano de la European Space Agency (ESA), Paolo Nespoli, pudo cargar muestras de células preempaquetadas en la incubadora con temperatura controlada. Después de 7 días, el científico congeló las muestras antes de su regreso a la Tierra. Las muestras se encuentran ahora en periodo de análisis. Nespoli ha sido el último investigador en utilizar el sistema Kubik.

“El objetivo general de estos experimentos es comprender cómo prevenir la muerte celular. Las enfermedades se producen cuando nuestras células ya no pueden hacer frente a las toxinas y otras tensiones y, finalmente, se descomponen. Encontrar una solución significa primero entender la escala completa del problema”, indica la agencia.

Los investigadores estudian las células musculares a través de la comparación entre una biopsia de los músculos de las piernas de Nespoli previa al viaje espacial y otra realizada a su regreso a la Tierra. Para las muestras de células musculares en Kubik, los investigadores se centraron en localizar las proteínas específicas que las células liberan para comprender si podrían desempeñar un papel en la lucha contra el daño celular.

Coenzima Q10 y células madre

Para las células de la retina, los investigadores trataron una porción de las células con coenzima Q10 para ver si el compuesto generador de energía contrarrestaría los efectos de la radiación y la microgravedad. Las células madre también se incluyeron para comprender cómo se comportan y si podrían usarse para contrarrestar la pérdida ósea inducida por microgravedad.

El último experimento realizado con Kubik trata sobre las nanopartículas, “que tienen propiedades antioxidantes y podrían ayudar a las células a manejar el exceso de oxidación que se produce cuando la célula está estresada. Si bien la atrofia muscular, la osteoporosis y los problemas de visión pueden no estar en la mente de la gran mayoría de los habitantes de la Tierra, es este tipo de investigación la que permite desarrollar mejores medicamentos para estos problemas”, explican los expertos.