La atrofia muscular del astronauta continúa siendo un reto para la Medicina, según afirma un estudio publicado en PubMed. La atrofia muscular del astronauta es consecuencia de una exposición prolongada a la microgravedad y puede mitigarse, de alguna forma, mediante el ejercicio en una cinta para caminar, indica el estudio.

No obstante, la atrofia muscular sigue siendo inevitable, reconocen los investigadores del State Key Laboratory of Space Medicine Fundamentals and Application de China, uno de los centros que ha participado en el estudio. Según indican, la atrofia muscular del astronauta podría empeorar a causa de la carga de restricción aplicada sobre estos profesionales.

Este estudio pretende conocer, explican, cómo influye el modo de carga de restricción sobre las fuerzas musculares de las extremidades inferiores en el ejercicio de los astronautas en la cinta para caminar. Para ello, los autores del estudio calcularon las fuerzas musculares en el ciclo completo del ejercicio con un modelo dinámico inverso del sistema musculoesquelético humano.

Según indican los resultados del estudio sobre la atrofia muscular del astronauta, las fuerzas musculares aumentaron en la ingravidez al compararlas con las de la gravedad de la Tierra. Los investigadores comprobaron que el modo de carga de restricción impactó en las fuerzas musculares en el ejercicio en cinta para caminar y, por lo tanto, afirman, podría ser manipulado para mejorar el efecto del entrenamiento muscular en los vuelos espaciales.

Tal y como destacan los autores, estos hallazgos podrían proporcionar una base biomecánica para optimizar el sistema de restricción de la cinta para caminar y el programa de entrenamiento. Al mismo tiempo se podría mejorar la eficiencia de las contramedidas en los vuelos espaciales.