El astronauta francés, Thomas Pesquet, fue el encargado de llevar a cabo las 2 primeras sesiones del experimento SARCOLAB, que consistía en la estimulación eléctrica de los músculos del tobillo y la rodilla utilizando el MARES. Ambas sesiones se realizaron desde la sala de control de operaciones de la estación espacial en Toulouse, en Francia, según informa la agencia EFE.

Este sistema pretende investigar los efectos de la ingravidez en los músculos humanos, entre los que se encuentran la atrofia muscular, la pérdida de fuerza, osteoporosis, así como efectos sobre la interacción neuromuscular. A día de hoy, los astronautas realizan entrenamientos para que los efectos sean mínimos, pero no se pueden analizar las consecuencias adecuadamente.

El experimento pretende estudiar la fisiología muscular, neuromuscular y neurológica e investigar la atrofia muscular provocada en grupos musculares. Gracias a él, se pueden valorar los cambios en músculos y tendones por causa de la ingravidez y desarrollar medidas que compensen largas estancias en el Espacio.

Comparaciones Tierra-Espacio

La utilidad de MARES es que monitoriza los beneficios de los ejercicios que hacen los cosmonautas mientras están en órbita para establecer protocolos de entrenamiento y comparar el estado fisiológico de los astronautas antes y después de salir al Espacio. El instrumento es parte del equipo científico de la European Space Agency (ESA), incluido en el módulo Columbus de la ISS y es parte del HRF, el laboratorio espacial de la NASA.

La empresa española ha fabricado 3 equipos MARES además de este. Uno de ellos está en el Gagarin Research & Test Cosmonaut Training Center (GCTC) de Moscú, otro en el Centro de Entrenamiento Europeo de Astronautas en Colonia, Alemania, y el último en el centro de apoyo a las operaciones CADMOS en Toulouse, Francia.

Los datos conseguidos con el experimento en el Espacio se comparan después con las pruebas llevadas a cabo con otros equipos en la Tierra antes y después de permanecer en la ISS. Tras el éxito de las 2 últimas sesiones, SENER ha comunicado que se repetirá con 2 astronautas más para seguir analizando la atrofia muscular.