calidad del sueño

Una mínima cantidad y calidad del sueño son esenciales para mantener la vigilancia y los procesos cognitivos y de aprendizaje. De hecho, un experimento de la International Space Station informa de una disminución de la cantidad de sueño antes del vuelo. Asimismo, han implementado contramedidas para regular mejor las oportunidades de sueño en la International Space Station.

Por esta razón, en el estudio, a los astronautas se los asignó suficiente tiempo para dormir la noche anterior a las grabaciones. Sin embargo, para una recuperación adecuada del sueño, la calidad del sueño también es crítica.  Por eso, para los investigadores, desafortunadamente, los datos sobre la calidad del sueño aún no se han obtenido de la International Space Station.

Asimismo, los expertos investigaron los marcadores de la presión del sueño durante la vigilancia en 5 astronautas a lo largo de su misión espacial de 6 meses por medio de grabaciones electroencefalográficas. El estudio muestra un aumento global de las oscilaciones en el Espacio en comparación con la Tierra antes de la misión. Además, mostraron que los eventos locales similares al sueño son más globales en el Espacio.

Por último, analizando el rendimiento de los astronautas durante una simulación de acoplamiento, encuentran que los eventos locales similares al sueño son más globales cuando los tiempos de reacción son más lentos y hay un aumento del tiempo de reacción, después de 2 meses en el Espacio. Además, los análisis proporcionan la primera evidencia de un aumento de la presión del sueño en el Espacio y aumentan la conciencia sobre los posibles impactos en el rendimiento visomotor en él.