La tripulación de la Expedición 54 a bordo de la Estación Espacial Internacional se está entrenando para salir de la nave de carga comercial SpaceX Dragon. El equipo de astronautas está investigando sobre sistemas de soporte de vida regenerativos y sobre los efectos que tiene la microgravedad en la respiración. Además, Joe Acaba, astronauta de la NASA, está analizando los cultivos de bacterias que podrían utilizarse para eliminar CO2 y producir oxígeno para crear futuros sistemas regenerativos.

Scott Tingle, otro de los astronautas de la NASA que pertenece a la Expedición 54, ha empezado a realizar un entrenamiento diario para el lanzamiento del buque de reabastecimiento del SpaceX Dragon. Los astronautas también han llevado a cabo pruebas sobre los sistemas de computación que encontrarán a bordo y han discutido sobre las actividades que realizarán con los responsables de Mission Control.

Esta será la primera vez que los controladores robóticos ordenarán el lanzamiento del SpaceX Dragon mientras Acaba y Tingle monitorizan las copias de seguridad. La televisión de la NASA es la que se encarga de retransmitir las salidas, como el caso de la Expedición 54. Asimismo, se ha llevado a cabo un trabajo experimental en el laboratorio orbital para ayudar a la NASA a que aprenda sobre el apoyo que debe proporcionar a los astronautas en misiones más largas y más lejanas en el Espacio.

Norishige Kanai es un astronauta japonés que se ha unido a las investigaciones de Mark Vande Hei, otro piloto de la NASA. Ambos han medido sus tasas de respiración, concretamente, la circulación de óxido nítrico en los pulmones. Los médicos quieren minimizar los riesgos de inflamación de las vías respiratorias para conseguir que los astronautas estén lo más saludables posible mientras se encuentren lejos de la Tierra.