Por esta razón, Aprocta, pide a las autoridades que se encarga de supervisar la navegación aérea y el trasporte y tome medidas para que la fatiga en los controladores aéreos no impida el buen desempeño de la profesión. La incorporación de nuevos controladores aéreos que asuman las necesidades del sector sería un buen punto de partida.

Desde esta asociación consideran importante recordar que existe un plazo de 24 meses, aproximadamente, hasta que los nuevos controladores aéreos son operativos al 100%, según los criterios de formación y selección.

Aprocta ha querido destacar el buen desempeño de los controladores aéreos en su profesión para que la navegación y seguridad aérea española sea lo más ordenada y rápida posible en todas las circunstancias.

Aprovechando el análisis de la fatiga en los controladores aéreos, se ha querido recordar a todas las partes implicadas en el sector aéreo sobre la importancia de invertir en el desarrollo y cuidado de los factores humanos.

Independientemente de tener una tecnología óptima y unos procedimientos adecuados, la formación y el estado psicofísico que mantenga estable la fatiga de los controladores aéreos, son elementos imprescindibles para mantener un sistema seguro, eficiente y equilibrado.