Mejorar la cura de heridas profundas de los soldados de combate forma parte de uno de los 20 experimentos que la NASA, agencia espacial estadounidense, se ha propuesto llevar a cabo en la siguiente misión de reabastecimiento de la ISS (Internacional Space Station) que comenzará el 2 de abril, según informa la propia agencia.

Esta investigación es importante porque entre sus objetivos está encontrar una solución a la septicemia en los soldados heridos en combate. Esta infección generalizada de la sangre es frecuente en personas con un sistema inmunitario debilitado o en militares heridos en el campo de batalla. Hoy en día, no existen apósitos liberadores de antibióticos el tiempo suficiente como para prevenir la sepsis, razón por la que quieren desarrollar un vendaje que cure las heridas profundas en condiciones de microgravedad.

Elaine Horn-Ranney, presidenta del laboratorio farmacéutico Tympanogen: "Estamos en una fase muy temprana de la investigación, pero tenemos el objetivo de que en 5 años este tipo de cura sea una realidad y pueda ser usado para evitar la sepsis".

Stephanie Murphy, de la Alpha Space Test, explicó que su compañía centrará una plataforma llamada MISSE que probará los materiales, los revestimientos y los demás componentes en el entorno del Espacio. Esta plataforma está financiada por capital privado y se situará en el exterior del laboratorio orbital.

Murphy destacó que las pruebas allí realizadas beneficiarán a la industria espacial, incluida la centrada en fabricación de trajes espaciales para astronautas, células solares y demás componentes aeroespaciales. Por último, se investigará cómo la ausencia de gravedad interfiere en la fabricación de productos de polvos metálicos de alto rendimiento y cuáles son las principales consecuencias de la ingravidez en la médula ósea.

Además de la cura de heridas, se analizarán las tormentas eléctricas profundas y se estudiará la resistencia de ciertos materiales en un ambiente espacial. Para poder realizar la investigación, la compañía de transporte espacial, SpaceX, enviará en un cohete Falcon 9 a la nave Dragon. El punto de partida: Cabo Cañaveral de Florida, según la agencia EFE.