El objeto impreso debe poder ser utilizado para una amplia gama de necesidades médicas, que incluyen diagnóstico, prevención, primeros auxilios, emergencia o fines dentales quirúrgicos. A través del In-Space Manufacturing Project, la NASA demuestra la capacidad de utilizar las impresoras 3-D y la tecnología de fabricación aditiva en el espacio a bordo de la estación espacial.

La agencia señala que este es el primer paso hacia la realización de una capacidad de fabricación por impresión bajo demanda para misiones de larga duración, y el sostenimiento de la exploración humana de otros planetas. A medida que la NASA continúa sus investigaciones sobre la adaptación del cuerpo humano a la ingravidez, la radiación y el estrés que se producen en un vuelo espacial de larga duración, los ingenieros del futuro proponen involucrar cada vez más a los estudiantes.

Los estudiantes tienen la oportunidad de ganar premios que van desde un paquete de premio Marte, una impresora 3-D para su escuela o un viaje a Houston para un recorrido por el Centro Espacial Johnson de la NASA. El desafío se cierra el 25 de enero 2017 y los ganadores serán anunciados el 28 de marzo de 2017. NASA, hace tiempo que emite retos 3D espaciales para los estudiantes enfocados en la solución de problemas del mundo real aplicados la exploración espacial.