El experto indica que también es complejo cuantificar y determinar qué enfermedades puede desarrollar el cuerpo sometido a radiación espacial. Las investigaciones del equipo señalan que cualquier célula del cuerpo es susceptible de daño por radiación. El HRP se preocupa por las consecuencias a largo plazo de la exposición a la radiación como el cáncer, así como los efectos adversos para el sistema nervioso central y cardiovascular.

Peter Guida, biólogo de enlace para el Laboratorio de Radiación Espacial de la NASA, dice que las bases de ADN (adenina, guanina, citosina y timina) pueden ser eliminadas por la radiación espacial. “Las células humanas hacen un intento de reparar estos daños. Algunas veces es eficaz y, a veces no, lo que puede degenerar en alguna enfermedad”. El experto subraya que si algún gen ha sido dañado por la radiación y el cuerpo intenta repararlo, el resultado puede llevar a una mutación, y la acumulación de estas mutaciones en el tiempo puede potencialmente conducir al cáncer.

Según la Nasa, la radiación espacial puede llevar a otros efectos, como alterar el sistema cardiovascular, dañar el corazón, endurecer y estrechar arterias, y eliminar algunas de las células en los revestimientos de los vasos sanguíneos, lo que conduce a enfermedades cardiovasculares. La exposición a la radiación puede obstaculizar la neurogénesis, el proceso de generación de nuevas células.

“Si las neuronas o células de soporte son dañadas o muertas, hay menos potencial para el desarrollo de nuevas células, especialmente a la velocidad que una persona necesitaría para minimizar o eliminar el daño”, señalan los expertos.

 En el sistema nervioso central, la radiación puede provocar un deterioro cognitivo y déficit de memoria. "En el espacio, fuera del campo magnético y la atmósfera protectora de la Tierra, hay un campo de radiación muy complejo de protones y todos los elementos de la tabla periódica están llegando a energías que se acercan a la velocidad de la luz", dice Slaba. "La exposición a la radiación en el espacio es muy diferente de la exposición a la radiación en la Tierra (como los rayos X y los rayos gamma)".