Un equipo del Ames Research Center de la NASA ha elaborado una hoja de ruta para intentar mejorar la radiorresistencia de los astronautas de cara a una posible colonización y viajes al espacio. Estas investigaciones son muy importantes para reducir los riesgos que supone para los humanos salir de la órbita terrestre. Las conclusiones han sido publicadas en ScienceDaily.

Según el estudio, este documento proporciona una minuciosa revisión de la radiorresistencia a la radiación espacial. Además, señala que la irradiación de partículas HZE es muy poco investigada, pero sí importante para minimizar los riesgos relacionados con las misiones espaciales de larga duración y facilitar la creación de medidas preventivas para paliar los daños de esta.

La hoja de ruta de los científicos de la NASA tiene como objetivo principal perfeccionar la radiorresistencia del hombre, incluidos los mecanismos de radioprotección y regulación de la reparación endógena, ya que estas son las vías de acceso más probables a la terapia génica, según ellos explican.

Longevidad y radiorresistencia

Afshin Beheshti, uno de los autores del estudio, señaló que para entender el envejecimiento era necesario crear sinergias con la radiorresitencia y reducir así los riesgos de salud. También se trata sobre la sustitución de las moléculas orgánicas por isoformas fortificadas, los métodos para enlentecer la actividad metabólica manteniendo la función cognitiva y la coordinación de tecnologías regenerativas ablativas.

Además, pretende debatir sobre la relación entre longevidad y radiorresistencia y aquellas formas en las que esta puede mejorarse en beneficio del hombre. Con este tipo de investigaciones, se podría impulsar la gerontología biomédica, un campo poco investigado en la actualidad por la falta de investigación.

Este tipo de hojas de ruta se elaboran teniendo en cuenta conocimientos de Radiología, envejecimiento, biotecnología, medicina regenerativa y edición genética, ya que permiten establecer conceptos que mejorar la resistencia humana a la radiación cósmica. Este tipo de investigaciones cuenta con poca financiación pese a su gran potencial para evitar los costes sanitarios relacionados con el envejecimiento.

Como conclusión, el autor principal considera que este documento sienta las bases para perfeccionar la biología humana más allá de nuestros límites, no solo en cuanto a resistencia y longevidad se refiere, sino también de cara a las exploraciones espaciales.