El comandante Peggy Whitson y el ingeniero de vuelo, Thomas Pesquet, colaboraron juntos en el proyecto Osteomics, que estudió en profundidad la pérdida de hueso. El método fue comparar la pérdida de hueso en un entorno libre de microgravedad para observar las diferencias moleculares que se producían comparado con la gravedad de la Tierra.

Los resultados de esta investigación indicaron que se puede mejorar la salud de las tripulaciones en el Espacio y de cualquier persona en la Tierra, si se aprendiera a contrarrestar la pérdida ósea y se previnieran este tipo de enfermedades.

Pesquet ha participado en el estudio que analizaba muestras de genes en el Espacio tras realizar un seguimiento a un grupo de astronautas para ver las modificaciones en su ADN y cómo la microgravedad impactaba en el sistema inmunológico. Entre los miembros de la tripulación se encontraban los astronautas Jack Fischer, Fyodor Yurchikhin y Oleg Novitskiy.