El estudio indicaba, además, que los accidentes del AH64-APACHE en las actividades de vuelo, involucraban al 100% de las tripulaciones masculinas, según explicó Laura Victoria Duque, instructora de vuelo y de medicina de aviación a Sepla  (sindicato español de pilotos de líneas aéreas). Según comentó, no existe razón para preferir a los hombres en los procesos de selección de las aerolíneas.

La instructora comentó que no estaba del todo claro si existían o no diferencias en las habilidades cognitivas relacionadas con el hecho de que las mujeres tienen menos accidentes de aviación. Lo que sí afirmaba, después de revisar las investigaciones realizadas respecto a esto, es que las mujeres piloto tenían índices de desempeño mejores que los de sus compañeros, pero solo en la aviación militar.

Otro estudio publicado en 1986 ya analizó los accidentes de aviación sucedidos entre 1972 y 1981, y concluyó que las mujeres tenían menos accidentes de avión acompañados de menos heridas graves. El análisis se fijó en todas las variables analizadas: fases de operación, categoría de vuelo, duración del vuelo y otros factores causales.

Las diferencias existentes en la tasa de accidentes de hombres frente a mujeres de aerolíneas estadounidenses fueron analizadas en otro estudio en 1996, que analizaba los accidentes sucedidos entre 1986 y 10992. Primero de descubrió que las mujeres tenían menos accidentes que los varones, pero enfatizaba en que el promedio de mujeres piloto era mucho menor. Tras analizar a 70.164 pilotos de aviación, el mismo análisis informó un año después de que no existían diferencias muy acusadas entre cómo desempeñaban su trabajo los hombres y mujeres pilotos.