Las lentes intraoculares (LIO) han demostrado ser dispositivos estables, efectivos y bien tolerados durante los vuelos espaciales de larga duración, según ha podido comprobar la Aerospace Medical Association tras probar el dispositivo en un astronauta. Los resultados del caso han sido publicados en el último número de la revista Aerospace Medicine and Human Performance.

Según explican los autores, el astronauta se sometió a una facoemulsificación con inserción de una LIO de acrílico para resolver la catarata unilateral que se le había ido desarrollando. Pasados 15 meses desde la implantación de la LIO, el voluntario pudo emprender el vuelo, a bordo de la nave Soyuz, hasta llegar a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde permaneció 6 meses más.

Los especialistas siguieron la estabilidad y funcionalidad de la LIO tanto antes, como durante y después del vuelo espacial, incluyendo exámenes oculares, pruebas de ultrasonido, que no documentaron ningún cambio en la posición de la LIO. Así mismo, el estudio detalla que el astronauta “informó de una visión excelente y estable durante el despegue, la entrada en microgravedad, la estancia en la ISS, el descenso y el aterrizaje tras el vuelo espacial”.