Para el estudio sobre la anemia en los viajes espaciales, los expertos tomaron muestras de sangre de astronautas recién llegados de un viaje espacial. “Estas muestras únicas nos permitieron rastrear los parámetros hematológicos, como las concentraciones de glóbulos rojos, hemoglobina o hematocrito, en astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional durante el vuelo, indica el experto.

Los investigadores descubrieron que durante el vuelo espacial las concentraciones de glóbulos rojos, plaquetas y la hemoglobina transportadora de oxígeno eran mayores en comparación con los niveles previos al vuelo. El hematocrito (la proporción de glóbulos rojos y el volumen total de sangre) también aumentó durante el vuelo espacial.

La anemia del vuelo espacial (la reducción de los glóbulos rojos circulando durante el tiempo pasado en el espacio) es un fenómeno establecido, pero puede no ser una preocupación importante durante las misiones espaciales de larga duración, según el estudio.

Aunque estudios previos indicaban que la anemia espacial y los desniveles en sangre que se daban durante los primeros días de vuelo, este estudio es el primero que muestra que las concentraciones de RBC y el hematocrito permanecen en niveles más altos, incluso después de que los cuerpos de los astronautas se hayan adaptado a la microgravedad.

Los investigadores recolectaron muestras de sangre de 31 astronautas (6 mujeres y 25 hombres) que pasaron hasta 6 meses en la International Space Station (ISS), para saber cómo puede cambiar la sangre de los astronautas si pasan mucho tiempo en el espacio. Las muestras se recogieron a los 180 y 45 días antes de que los astronautas volaran a la ISS. También se recogió sangre en el espacio durante las 2 primeras semanas y ,aproximadamente, 3 y 6 meses en la misión.

Las muestras fueron devueltas a la Tierra para su análisis en Houston dentro de las 48 horas de su recolección. Las muestras después del vuelo fueron recogidas de 3 a 8 horas después del aterrizaje y 30 días después de que la misión terminase.

Si bien se esperaban algunos de los cambios observados en las muestras de sangre en vuelo debido al retraso de 48 horas entre la toma de muestras y el análisis (los retrasos afectan la concentración de diversos componentes de las muestras de sangre recogidas), los cambios en el hematocrito durante el vuelo espacial fueron sorprendentes, según los investigadores.

El hematocrito aumentó en un 12,2%, un 12,2% y un 10% en los puntos tempranos, medios y tardíos durante el vuelo espacial en comparación con los niveles previos al vuelo. Sin embargo, solo se observó un aumento del 4,7% en el hematocrito en muestras de referencia tomadas en tierra de no astronautas después del retraso de procesamiento de 48 horas.

Esto sugiere, según los autores, que los aumentos observados en las muestras del ISS son, en parte, debidos a un verdadero ascenso en vuelo en el recuento de glóbulos rojos. Después de que los astronautas examinados en este estudio volvieran a la Tierra, todos los parámetros sanguíneos regresaron a los niveles previos al vuelo en 30 días.