Un estudio publicado en ScienceDirect analiza los microgeles alcalinos degradables compuestos de poli (N-vinilcaprolactama) (PVCL) con el objetivo de estabilizar el retinol, que actúa como vitamina de referencia (A1). El hecho de encontrar materiales biocompatibles capaces de encapsular grandes cantidades de nutrientes y protegerlos de las influencias ambientales degradantes son un objetivo muy deseado en el sector espacial.

La investigación se centró en si la reticulación secundaria de las partículas con un polifenol era capaz de impedir que el retinol all-trans se isomerizase con el retinol cis-trans, biológicamente activo. Para evitar una degradación de la vitamina antes de tiempo, la carga con retinol y el reticulado de las partículas se hicieron a una temperatura ambiental.

“Los microgeles de PVCL mejoran drásticamente la solubilidad en agua del retinol hidrofóbico”, según apunta el estudio. Además, explican que está demostrado que las partículas de un microgel reticuladas a temperaturas elevadas en soluciones acuosas, pueden emplearse para que la isomerización del retinol inducido por la luz sea más lenta. Los microgeles tienen ventajas frente a otros métodos de administración de fármacos debido a su solubilidad y biocompatibilidad.

El objetivo de la investigación es, por tanto, encapsular la vitamina A1 (retinol) como una vitamina de referencia en los microgeles para frenar la degradación. El retinol, recuerdan en el estudio, pertenece al grupo de retinoides que desempeñan una función importante en el metabolismo, la visión, las células sanguíneas y la salud de la piel.