Tim Peake tiene 44 años, una forma física a prueba de entrenamientos y unos controles médicos rutinarios que la Medicina Espacial se encarga de supervisar. Sus horas de entrenamiento en la estación espacial están sometidas a rigurosos controles para que sus músculos permanezcan tonificados todo el tiempo que duren las misiones espaciales de las que forma parte.

El astronauta hizo coincidir la carrera el mismo día que se celebraba la maratón de Londres, el que más afluencia de público convoca en todo Reino Unido. Mientras Peak corría en el espacio, veía las calles de Londres con su iPad en tiempo real. El cosmonauta estaba solo, pero a 400 kilómetros de él, más de 30.000 corredores recorrían las calles londinenses

Tim hizo el recorrido completo en algo más de 3 horas, una marca lejana de la conseguida por el ganador, Eliud Kipchoge, que la acabó en un poco más de 2 horas. El esfuerzo del astronauta fue mayor que el que tendría que haber hecho en la Tierra por la ingravidez. De hecho, en 1999 participó en la carrera en Londres y logró hacerla con un cuarto de hora menos.