En su conferencia Recomendaciones para la evaluación médica de participantes en vuelos espaciales comerciales, Antuñano menciona que el turismo espacial es un área nueva y existen avances en las operaciones espaciales comerciales. Cita que, en 1995, en Estados Unidos, se estableció un programa de Medicina Espacial para determinar los requerimientos para tripulantes y pasajeros de este tipo de viajes.

El experto indica que en Estados Unidos hay una compañía que ya cuenta con 950 interesados en participar en un programa de prueba para futuros viajes turísticos en el espacial que pagarán 250 mil dólares para un trayecto suborbital. A esto, Antuñano añade que en la Unión Americana existen 8 compañías privadas que participan en la carrera para realizar vuelos espaciales, por lo que el turismo espacial debe tomar medida ante el riesgo de una aventura espacial.

El director explica que Estados Unidos somos el primer país con reglamentación médica para actividades espaciales comerciales. En noviembre de 1995 esa responsabilidad se transfirió a la Administración Federal de Aviación, pero no se hizo oficial el permiso hasta 1998. En 2004, se estableció un acta constitutiva sobre los requerimientos para los vuelos espaciales comerciales y privados, con la que los congresistas determinaron que todos los que quieran ir podrán hacerlo bajo su propia responsabilidad.

Antuñano indica que los interesados en los viajes espaciales deberán investigar cuáles son los problemas de salud que podrían enfrentar antes de tomar cualquier decisión. “Es algo que se vuelve legalmente importante por lo que para cada misión cualquier riesgo tiene que ser discutido”, subraya. Por ello, resalta la importancia de que las compañías que atiendan al turismo espacial deben precisar los daños a la salud.