El estudio es el primero que examina en profundidad la salud de los tripulantes que se sospecha que han estado expuestos al aire contaminado en alguno de los vuelos. Los investigadores confirmaron que una cohorte que superaba los 200 pasajeros había estado expuesta a sustancias contaminadas procedentes de los aviones. Los efectos fueron: mareos, dolores de cabeza, dolor agudo e, incluso, problemas de visión y respiratorios.

Susan Michaelis, médica del grupo de Investigación en Salud Ocupacional y Ambiental de la Universidad de Stirling, dijo que este estudio ofrecía hallazgos relevantes para todos los trabajadores de la aviación, así como a pasajeros del mundo entero.

"Existe una clara relación de causa y efecto que vincula los efectos de la salud con una característica de diseño que permite que el suministro de aire de un avión se contamine con aceites de motor y otros fluidos en un vuelo normal", subrayó la doctora.

Para poder dar conclusiones, los expertos hicieron 2 encuestas que valoraban los síntomas de las tripulaciones que trabajaban en entornos de aire presurizado. Los síntomas se confirmaron a través de diagnósticos médicos. Una de las pruebas realizadas examinaba la salud de los pilotos y demostraba que el 88% sabía que estaba sometido a aire contaminado.

La otra prueba realizada se refería a hechos concretos de fugas de aceite en las que en un 80% solo había vapores, y los eventos se produjeron cuando el avión se preparaba para el vuelo o durante este. El 87% de los incidentes confirmaron fugas de aceite de los motores durante las investigaciones de mantenimiento posteriores.

Vyvyan Howard, Profesor de Patología y Toxicología de la Universidad de Ulster, añadió: "Lo que estamos viendo aquí es que la tripulación de aeronaves está siendo repetidamente expuesta a bajos niveles de contaminantes peligrosos por los aceites de motor en el aire sangrado, y en menor medida esto también se aplica a los viajeros frecuentes.

Aproximadamente, más de 3.500 millones de pasajeros y 500.000 tripulantes de aeronaves han sido expuestos niveles bajos de aceites de motor en 2015. El aire respirable sin filtro se suministra a las cabinas del avión a través del compresor del motor.