La estadounidense Kate Rubisn y sus compañeros Anatoli Ivanishin y Takuya Onishi de nacionalidad rusa y japonesa respectivamente, viajarán a la estación para unirse a otros tres compañeros y comenzar así su participación en los experimentos. Algo más tarde, en noviembre, llegará el francés Thomas Pesquet.

Una vez allí, tendrán que someterse a un exhaustivo control de sus patrones de sueño, que podrían determinar la capacidad humana para adaptarse a un entorno sin luz de día. Igualmente estudiarán el consumo de calorías y el comportamiento de los pulmones.

Todos estos estudios tienen como objetivo conocer el potencial de supervivencia del ser humano de cara a las futuras misiones en el espacio, asegurándose de que la salud de los cosmonautas se altera lo menos posible en las condiciones extraterrestres.

Estos tres científicos van a sustituir a Tim Peake, Tim Kopra y Yuri Malechenko, astronautas de origen inglés, estadounidense y ruso que acaban de llegar a la Tierra tras 6 meses en órbita, donde han llevado a cabo hazañas como correr el primer maratón en el espacio.

Tal como ha informado la Agencia Espacial Europea, la nave Soyud, ha llevado a los 3 astronautas hasta la estepa de Kazajistán en un viaje que ha durado 3 horas. Tras los chequeos médicos, la ESA ha confirmado que todos se encuentran en buen estado de salud.

Peake, el más conocido de los tres por haber mostrado su día a día en el espacio a través de las redes sociales, se ha dirigido a sus seguidores de Twitter: “¡Hora de engordar un poco! ¡Qué viaje más increíble, gracias por seguirme y nos vemos en la Tierra!”, escribió antes de abandonar el módulo.