Desde el pasado viernes 15 de diciembre, los pilotos profesionales y recreativos de EE.UU. cuentan con una alternativa a la certificación aeromédica tradicional. Se trata de un programa gratuito de educación que será dirigido por la Administración Federal de Aviación (FAA) e impartido por la Mayo Clinic. Según explica la entidad, el curso tiene como objetivo capacitar a los pilotos para reconocer ciertos signos de salud que pueden afectar su capacidad para volar.

Para poder presentarse a esta prueba, los pilotos deberán haber superado un reconocimiento de capacidades físicas y mentales realizado por un médico con licencia del estado. Una vez completado el curso, se expedirá la certificación que el piloto debe remitir a la FAA y guardar en su cuaderno de bitácora.

La formación, online y de aproximadamente 90 minutos de duración, se divide en 6 módulos temáticos, a los que se suma un examen también en línea:

  1. Riesgos médicos mitigantes.
  2. Realización de autoevaluaciones médicas.
  3. Importancia de los exámenes médicos periódicos.
  4. Conocimiento de medicamentos recetados y de venta libre.
  5. Procedimientos que debe seguir el piloto si existe un problema médico.
  6. Reconocimiento de señales de advertencia de afecciones médicas graves.

“Este curso es la culminación de los esfuerzos que Mayo Clinic ha dedicado a la seguridad operacional de la aviación”, celebra Clayton Cowl, director del curso y presidente de la división de Medicina Preventiva, Ocupacional y Aeroespacial. “Una amplia gama de expertos y asociaciones médicas de aviación civil de todo el país han aportado sus conocimientos médicos para ayudar a los pilotos a reconocer los riesgos, en un esfuerzo por mantenerlos a salvo, a ellos y a los pasajeros que vuelan”.