Uno de los participantes será el Hospital de Beneficencia Española de Puebla, que colaborará con la Agencia Espacial Mexicana de la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Micro Gravedad, y la Academia Nacional de Medicina y de Profesores procedentes de diferentes Agencias Espaciales del continente americano.

Por otra parte, la Academia Nacional de Medicina de México ha querido aprovechar para lanzar el libro titulado Medicina Espacial con la intención de destacar los aspectos más recientes de esta especialidad sin centrarse en casos particulares.

La presentación del libro está escrita por Enrique Graue Wiechers, presidente de la Academia Nacional de Medicina de México (2014-2016). Graue deja claro en las primeras páginas que la vocación de la academia es profundizar en las áreas emergentes de la Medicina sin olvidar la Medicina Espacial como especialidad.

Según explica en las primeras páginas del libro, esta especialidad estudia la adaptación del ser humano a la ingravidez, así como la respuesta de sus distintos órganos a la misma y los efectos de la radiación solar y cósmica a la que se expone el ser humano en los viajes espaciales. También señala la importancia de nutrirse con ciencias de otros ámbitos, como la astrofísica, la biotecnología o la astrobiología.

Enrique Ruelas Barajas, presidente de la Academia Nacional de Medicina de México (2012-2014), ha sido el encargado de prologar la obra. Ruelas ha querido señalar la importancia de este libro como herramienta para fortalecer la relación entre la academia y la Agencia Espacial Mexicana.

En la primera parte del libro se hace un recorrido por la historia de la especialidad, su definición, el cosmos, la monitorización espacial, el clima, la tecnología, la telemedicina, la medicina satelital o la bioseguridad. También se tratan temas como el diseño de trajes espaciales o las aportaciones tecnológicas a la salud humana.

La segunda parte recorre los conocimientos de distintas especialidades que analizan la adaptación fisiológica del cuerpo humano a condiciones de gravedad muy diferentes de las que pertenecen a su hábitat natural. Por último, se ocupa de temas curiosos como si las dificultades de llevar a cabo una reanimación cardiopulmonar, el comportamiento de las infecciones o las adaptaciones hematológicas a la microgravedad.