Por esta razón, la Agencia Espacial Mexicana (AEM) ha organizado el Tercer Foro de Medicina Espacial titulado: Hacia nuevos horizontes de la Medicina, en colaboración con la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM) y la Sociedad Mexicana de Medicina del Espacio y Microgravedad (Sommem).

#HaciaNuevosHorizontesdelaMedicina En vivo Yessica Arlene Chaparro González, lo sustituye https://t.co/EOCF2k949F pic.twitter.com/d14qJrIWTC

— AEM (@AEM_mx) 20 de mayo de 2016

En este congreso, se exhibieron los trabajos de investigación de aquellos mexicanos que estaban tratando de impulsar la Medicina Espacial. También se debatió sobre el objetivo de estas instituciones, que es incorporar las telecomunicaciones relacionadas con la salud al servicio de la población, como puede ser la telesalud o la cibersalud.

Francisco Javier Mendieta Jiménez, director general de la AEM, explicó cómo la esta especialidad trata de estudiar los efectos de la microgravedad en el cuerpo humano. La Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) detalló, por su parte, cómo se intentan resolver problemas de salud con la tecnología e infraestructura espacial.

Los avances de la Medicina Espacial no solo han servido para estudiar los efectos de la ingravidez en los astronautas, sino que también ha tenido aplicaciones en la vida diaria de las personas en la Tierra. Un ejemplo de ello es la producción de fármacos puros con poca gravedad o los marcapasos reprogramables a distancia.

Raúl Carrillo Esper, presidente de la Sommem, dejó claro que México inicia su andadura en Medicina la Espacial, y el primer paso has ido la creación de una gerencia por parte de la AEM. La idea principal es lograr adeptos (médicos, tecnólogos u otras profesiones relacionadas) que se involucren en la carrera espacial.