El transporte espacial con fines comerciales cuenta con una nueva iniciativa por parte del Baylor College of Medicine. El centro se dedica a la investigación en diversos campos de la Medicina y busca la expandir sus programas hacia la Medicina Aeroespacial. "Estamos encantados con esta nueva frontera y territorio inexplorado al que nos estamos mudando", dice el doctor Jeffrey Sutton, director del Centro de Medicina Espacial.

El experto opina que volcarse en el transporte espacial comercial posiciona al Baylor College of Medicine para convertirse en un líder en investigación integrada, educación y actividades clínicas relacionadas con la medicina espacial en un entorno académico". Recientemente, el colegio ha sido designado como el Centro de Excelencia de la FAA para el Transporte Espacial Comercial.

Para avanzar en el desarrollo del transporte espacial comercial, Baylor también se va a unir al Instituto de Tecnología de la Florida, a la Universidad Estatal de Florida, al Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México, a la Universidad Estatal de Nuevo México, a la Universidad de Stanford, a la Universidad de Florida Central, a la Universidad de Colorado en Boulder, a la Universidad de Florida y a la sucursal médica de la Universidad de Texas en Galveston.

2 nuevos miembros principales del colegio ayudarán a liderar estos esfuerzos: el doctor James Vanderploeg y la doctora Tarah Castleberry, especialistas en Medicina Aeroespacial con amplia experiencia en Medicina de Aviación Civil y Militar y Medicina Aeroespacial en la sucursal médica de la Universidad de Texas en Galveston.

El colegio tiene su sede en el Instituto Nacional de Investigación Biomédica Espacial (NSBRI), que se estableció en 1997 y se centró en comprender los riesgos inherentes al vuelo espacial humano de larga duración y traducir esos hallazgos para mejorar la salud en la Tierra. El financiamiento de NSBRI se extendió hasta septiembre de 2017.