Un dron creado por una start up de la ESA (Agencia Espacial Europea) ha realizado labores humanitarias llevando comida a una zona remota de Portugal. El servicio se realizó con gran rapidez y llegó a todos los habitantes, lo que demuestra, una vez más, la efectividad de los drones en situaciones de emergencia.  

“Aunque la aldea no queda lejos, en coche se tardaría más de media hora en llevar la comida a Joaquim Reis en Podentinhos y volver, debido a las carreteras en mal estado y sin pavimentar. Nuestro dron llegó en tan solo tres minutos, sin necesidad de piloto”, aseguró Raphael Stanzani, miembro de la compañía Connect Robotics, creadora del dron.

Tal y como explicó Reis, un solo piloto es capaz de manejar 6 drones a la vez. Los drones despegan solo, está preparado para tener en cuenta las condiciones climáticas, las rutinas de vuelo y la elevación, por lo que es capaz de entregar su paquete y volver al punto de partida de un modo automático.

La start up se creó en 2015 gracias a 2 socios, Eduardo Mendes y Raphael Stanzani. Mendes era el encargado de crear el software que haría volar los vehículos no tripulados como parte de su doctorado, y decidió hacer realidad esta idea. Stanzani, dijo que este nuevo método de entrega, aplicable todos los ámbitos, medicina incluido, reducía los costes hasta en un 40-60%.

 “La distribución de último kilómetro puede realizarse en menos de 30 minutos desde la compra, ya que nuestros drones no se ven limitados por los atascos, las obras o las barreras naturales en zonas de difícil acceso”, detalló Stanzani.

La compañía, situada desde mediados del 2015 en el Centro de Incubación de la ESA, está realizando desde el pasado mes de mayo un servicio de transportes con drones autónomos que son controlados por un teléfono inteligente. El teléfono se conecta al servidor, sigue a los drones y muestra su localización en tiempo real al operador.