Durante 2016, casi 3.000 millones de personas volaron en aviones comerciales. Un estudio basado en el número de pasajeros demuestra que entre 1 de cada 14.000 y 1 de cada 50.0000 pasajeros experimentó problemas médicos mientras se permanecía en el avión. El paro cardiaco durante el vuelo supone un 0,3% de las urgencias aéreas, pero es el responsable del 86% de los sucesos en un avión que acaban en muerte.

Aunque la tasa de paro cardiaco durante el vuelo es alta, a día de hoy no existe una directriz que paute las recomendaciones de tratamientos necesarias. Por eso, un grupo de trabajo de la German Society for Aerospace Medicine (DGLRM) ha creado una guía para el tratamiento de paro cardiaco durante el vuelo basado en la experiencia clínica y la investigación.

Recomendaciones a tener en cuenta

  1. Hay que anunciar antes del vuelo que hay un servicio de emergencia y dónde se encuentra.
  2. El electrocardiograma (ECG) debe estar a disposición de los pacientes a los que les dé un paro cardiaco, así como los desfibriladores automáticos externos.
  3. Hay que solicitar ayuda lo antes posible en cuanto se identifique a un paciente con paro cardiaco durante el vuelo, y comunicar la ubicación del equipo de emergencia.
  4. La tripulación tiene que estar entrenada en técnicas de RCP (reanimación cardiopulmonar) en aviones.
  5. El avión debe darse la vuelta de inmediato si el paciente tuviera una recuperación espontánea de la circulación.

Según Hinkelbein comunicó a EurekaAlerts, esta es la primera guía que hace recomendaciones de tratamiento sobre el vuelo en emergencias médicas durante los vuelos comerciales. Para él, es importante recomendar acciones y procedimientos adecuados desde el avión, al igual que disponer de equipos de emergencia diferentes a los de la Tierra.