Esta misión incorporó diferentes actividades de asistencia militar o civil que incluían programas médicos, intercambio entre los distintos profesionales, así como programas de asistencia civil o de ingeniería, según informan desde el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Ambos ejércitos han tenido la oportunidad de trabajar con distintas ONG y proporcionarles asistencia humanitaria a los residentes de Savusavu, Tavua, Ba y Fiyi.

La mayoría de los implicados en el Pacific Angel se centraron en prepararse sobre los servicios de salud. Paola Rosa, ginecóloga y obstetra del 35.º Escuadrón Quirúrgico de la Base Aérea de Misawa en Japón, dijo estar preparada para futuros compromisos de colaboración en la región Indo-Asia- Pacífico.

Tras esta experiencia, la ginecóloga declaró haber ampliado sus conocimientos sobre cómo se practica la Medicina en los distintos países. "Mientras que los EE. UU. tiene especialistas para casi todas las dolencias, Fiyi tiene muchos médicos generalistas que no necesariamente tienen la experiencia individualizada en áreas específicas de la medicina, y tenemos que compartir ese conocimiento con ellos”, aseveró.

Paola Rosa aseguró que este intercambio les había hecho conocer la existencia de ciertos tratamientos para enfermedades comunes en los que nunca habrían reparado en América. Los Fiyianos, por su parte, expresaron su agradecimiento por la información recibida y por todo lo aprendido por los estadounidenses con el Pacific Angel.

"La información que presentaron fue fascinante. La presentaron de tal manera que fue realmente fácil de entender para nosotros y se podía aplicar con nuestros pacientes", expresó Alelia Vonotabua, enfermera del Ba Mission Hospital.

De la teoría a la práctica

Las tropas fiyianas reconocieron que su formación era más teórica que práctica en cuanto a todo lo referente a los conocimientos sobre Medicina Aeroespacial. Amber Britt, capitán de la Fuerza Aérea del 18.º Escuadrón de Medicina Aeroespacial de Base Aérea de Kadena (Japón) aseguró haberse enterado de ciertos remedios locales gracias a este intercambio de experiencias “tan innovadoras”.

Estos ejercicios de Pacific Angel sirven para construir, según Defensa de EE. UU., relaciones intensas con países como Camboya, Papua Nueva Guinea, Nepal, Mongolia, Laos, Filipinas, Vietnam, Bangladesh, Timor-Leste, Indonesia, Sri Lanka, Tailandia o Mongolia.