El Brigham and Women's Hospital en Boston (BWH) está trabajando en un proyecto en colaboración con la NASA para entrenar a los astronautas en caso de emergencias médicas a bordo de la ISS (International Space Station). Para ello, han montado un centro de simulación médico en el centro Stratus con el objetivo de preparan a la tripulación ante distintas urgencias en el espacio profundo.

Este módulo de entrenamiento para emergencias médicas dispone de todos los suministros sanitarios necesarios en un entorno de microgravedad teniendo en cuenta la falta de espacio; entre ellos, un escáner de ultrasonidos y un monitor cardiaco. Estas limitaciones de espacio hacen necesaria una estrategia concreta en caso de urgencias sanitarias.

Los astronautas necesitan ser autónomos para abordar cualquier tipo de emergencia médica en el espacio, especialmente los que viajen a Marte, cuyas comunicaciones con la Tierra estarán muy limitadas por control terrestre.

El centro Stratus recrea escenarios similares a los que se pueden encontrar en la Luna o en Marte, y se centra en encontrar el mejor modo de colaboración dinámica entre la tripulación. Además, analiza las mejores formas para que un paciente enfermo de la ISS se recupere en el menor tiempo posible.

Este programa no dispone aún de astronautas para ponerlo en marcha, pero esperan recopilar información de la NASA para saber qué habilidades interpersonales serían necesarias en el caso de tener que enfrentarse a una emergencia médica en medio del Espacio. No obstante, siempre existe la opción de evacuar la ISS si la alerta sanitaria es realmente grave.