Según informa la citada agencia, el documento (conocido como EASA Opinion) propone fortalecer los exámenes médicos iniciales y periódicos de los pilotos, incluyendo pruebas de alcohol y drogas, además de mejorar el seguimiento de aquellos casos en los que exista un historial de enfermedad psiquiátrica. También se plantea aumentar la calidad de los exámenes aeromédicos.

Con ese fin, se propone una mejora del entrenamiento, la supervisión y la evaluación de los examinadores. Igualmente, la propuesta contempla la prevención de intentos de fraude, para lo que la EASA sugiere que se exija a los centros y examinadores aeromédicos que informen a la autoridad competente de todas las evaluaciones médicas incompletas.

Para elaborar el EASA Opinion, se ha consultado a todas las partes implicadas. El documento servirá como base para una propuesta legislativa de la Comisión Europea; tiene como anexo un boceto de documentación orientativa cuya versión definitiva se publicará cuando se aprueben las nuevas normas. Habrá más propuestas reguladoras en el campo de las operaciones aéreas antes de que acabe el año.