El proyecto, diseñado por estudiantes mexicanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Walter Calles (IPN), consiste en un chaleco que mide la frecuencia cardiaca de los cosmonautas, la temperatura del cuerpo y el pulso con el objetivo de controlar la salud de las tripulaciones en las misiones espaciales.

https://youtu.be/zPn2NcAMrVI

Este chaleco que monitorizará los signos vitales sienta las bases de la telemedicina y permitirá medir en tiempo real las respuestas de los astronautas. Bazaldua, uno de los estudiantes de la Facultad de Ingeniería, explicó que así se aseguraban de que la salud de astronauta se encontraba en perfecto estado, y era capaz de realizar sus actividades de un modo favorable.

Walter Calles, otro de los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional implicado en este chaleco que monitorizará los signos vitales, permanece expectante para averiguar si todo lo desarrollado en el laboratorio podría ponerse en práctica a corto plazo. También aprovechó para recordar que la ciencia mexicana está a la altura de los países líderes del mundo, según informan desde la UNAM.

“Hemos tenido muchas complicaciones durante el desarrollo de este proyecto, más que nada porque estamos hablando de la integración de diversos sistemas que están enfocados para la industria médica, y que, en este caso, se integran para cuestiones de monitorización de signos vitales, pero no en un estado controlado, como podría ser una casa habitación o un hospital”, explicó Calles.

Este chaleco que monitorizará la salud de los astronautas en condiciones de ingravidez sigue en estudio para intentar averiguar cómo proceder en el caso de que se rompa, se dañe o se deteriore por alguna caída y nadie en la tripulación sepa repararlo. Calles insistió en que tenían que imaginar los escenarios adversos para pensar en las posibles soluciones.