Los estudios comenzaron el pasado mes de enero en Toulouse con 10 personas a las que se las tumbó con una inclinación de 6° durante 2 meses para simular condiciones de ingravidez. Estos voluntarios encamados, que recibieron 16.000 euros, estarán controlados por 16 equipos de científicos europeos.

Estos científicos se encargarán de que los participantes ingieran varias veces al día el coctel alimenticio que reducirá la ingravidez. El suplemento está compuesto por extractos naturales polifenólicos, antioxidantes y antiinflamatorios que “prometen” ser una solución para contrarrestar las consecuencias de permanecer en el Espacio.

En esta primera fase de la investigación que acaba de empezar se dio el cóctel alimenticio que reducirá la ingravidez a la mitad de los participantes, mientras que a los otros no. Durante 15 días se los sometió a pruebas médicas que medían sus parámetros de salud y se terminará con 15 días más de control y recuperación.

Los participantes voluntarios, con edades comprendidas entre los 20 y los 45 años, tienen unas condiciones de salud excelentes, requisito imprescindible para formar parte del experimento. A esta primera fase, le seguirá otra en septiembre y otra en noviembre para la que buscan voluntarios.

El ensayo, bautizado como “Cocktail”, ha sido financiado por la ESA y completa a 2 anteriores en los que se probaron los beneficios de los medicamentos, el deporte o el hecho de estar sometido a una gravedad artificial mientras se permanece en el espacio.

Los voluntarios que probarán este cóctel alimenticio que reducirá la ingravidez permanecen en habitaciones de 2 camas. Todos tienen que ser del mismo sexo para que exista homogeneidad  física y hormonal, según declaraciones de la portavoz del MEDES. Bernat explicó que los participantes tienen que estar 24 horas en la cama, lo que incluye comer, orinar o defecar en esta postura.