Según recoge Spaceref, el astronauta Thomas Pesquet ha sido el primero en utilizar el dispositivo en la ISS. Esta iniciativa se integra dentro del programa EveryWear de la Agencia Espacial Europea e incluye un asistente personal al que pueden recurrir los astronautas mediante una tableta.

El programa EveryWear permitirá evaluar la salud de los astronautas a partir de 3 wearables, 2 de ellas diseñadas por BodyCap: Blood Wave y e-TACT. La primera de ellas permite controlar en qué situación se encuentra la presión sanguínea de los astronautas, mientras que la segunda consiste en un parche que analiza la temperatura y la actividad del astronauta para después analizar los patrones de sueño en el espacio.

El dispositivo e-TACT es capaz de monitorizar la temperatura del astronauta y su posición y enviar estos datos en tiempo real. Por su parte, Blood Wave detecta las ondas de pulso arterial y los cambios que se producen en los astronautas como consecuencia de la microgravedad.

Sébastien Moussay, cofundador de BodyCap ha destacado a Spaceref que “el éxito de estos dispositivos de monitorización en la Estación Espacial Internacional pone de manifiesto la fiabilidad y precisión de nuestros productos. Ahora estamos buscando activamente a los inversores para que nos apoyen con la puesta en marcha internacional del producto”.