La Tianzhou-1 tiene como misión probar la tecnología de reabastecimiento de propelente, empleada en la construcción de la estación espacial que China tiene en proyecto. Los científicos quieren aprovechar la microgravedad para verificar el efecto del 3HB (ácido 3-hidroxibutírico) para la pérdida ósea en ciertas enfermedades, como la osteoporosis.

El líder del proyecto, Chen Guoqiang, director del Centro de Biología Sintética y de Sistemas de la Universidad de Tsinghua, explicó que la estructura sólida del tejido óseo se estimula y se mantiene debido al ejercicio físico y a la gravedad. También comentó que la microgravedad reducía la carga de los huesos, que era la causa de la osteoporosis y la pérdida ósea.

La investigación indica que, como un día de pérdida ósea en el Espacio equivale a un año en la Tierra, dar con el fármaco para la osteoporosis es un hallazgo de gran importancia para la salud de las tripulaciones. Los astronautas pierden una media de entre 0,5 y 2%, sobre todo en la tibia, el fémur y las vértebras.

"Hemos descubierto que el 3HB puede promover la formación de huesos", declaró Chen.

Según indica la agencia de noticias, cuando los astronautas vuelven a la Tierra, necesitan el doble o triple de tiempo para recuperarse de los viajes espaciales, y, en bastantes ocasiones, al no existir un fármaco para la osteoporosis, la pérdida ósea es irreversible en ellos.

Osteoporosis por microgravedad

En condiciones de microgravedad, la diferenciación de los osteoblastos (células que forman los huesos) se inhibe. Si a esto se le añade el crecimiento de la masa de los osteoclastos (células de reabsorción de los huesos), se producen los cambios en la estructura ósea, según recordó Chen.

Los fármacos para la osteoporosis tienen efectos secundarios, entre ellos, enfermedad cardiovascular o tumores. Además, no son efectivos para tratar la osteoporosis provocada por la microgravedad. Chen indico que el 3HB era uno de los principales componentes de los cuerpos cetónicos que se originaba de manera natural en los mamíferos, y se había usado para la epilepsia durante muchos años.

El 3HB usado para la epilepsia era sintético, a diferencia de este, desarrollado por fermentación microbiana y con la misma estructura que el que se encuentra en el cuerpo humano de manera natural. Esto hace que sea más seguro que el sintético, tal y como especificó el científico chino.

De momento, las pruebas se han realizado en la Tierra con ratones en un entorno que simulaba microgravedad. Los científicos administraron el fármaco para la osteoporosis a unos ratones y a otros no y descubrieron que los que sí habían recibido la dosis tenían huesos normales mientras que los otros habían presenciado una considerable pérdida ósea.

"Después de más de una década de investigación tenemos una oportunidad de realizar un experimento en el espacio. Valoramos mucho la ocasión. Esperamos que los científicos chinos tengan más oportunidades de desarrollar experimentos en la estación espacial de China en el futuro", matizó Chen.

Aplicación en la población general

La tecnología y la ciencia que se experimenta en el Espacio puede beneficiar a la población general. Ejemplo de ello es el uso de los pañales para bebés, que se idearon para cubrir las necesidades de los cosmonautas, o las unidades de cuidados intensivos, que se pusieron en marcha para seguir a los astronautas que fueron a la Luna.

El fármaco para la osteoporosis, una enfermedad que padecen 90 millones de personas en China, tendría aplicaciones en la población general. Entre los chinos, la morbilidad a causa de esta enfermedad es del 56% entre los hombres, y del 60-70% entre las mujeres. Además, es la séptima enfermedad más frecuente del planeta.