Su sistema de evacuación, MACES Perineal Access & Toileting System (M-PATS), ha superado las más de 5.000 propuestas recibidas, según un comunicado de la propia NASA, donde se especifica la necesidad de “hallar soluciones para la gestión de la orina, las heces y los fluidos menstruales durante los lanzamientos y mientras la tripulación se encuentra dentro de sus trajes”.

La solución de Cardon, que permite compatibilizar las necesidades de los astronautas con la exigencia de llevar el traje puesto hasta 144 horas seguidas (6 días), consiste en una bolsa de aire, conformada por cuñas hinchables y una especie de pañal, situada en la entrepierna que permite expulsar las sustancias a través de una especie de catéter.

“Actualmente, es posible, incluso, reemplazar válvulas cardiacas a través de un catéter en la arteria; por tanto, debía ser posible que ese mismo instrumento manejase un poco de caca”, bromea el inventor en su perfil de Herox. “El Space Poop Challenge ha resultado ser una gran oportunidad para combinar mi formación en Medicina Aeroespacial y el gusto por resolver retos”, cuenta.

El segundo puesto, con una retribución de 10.000 dólares, corresponde al Air-PUSH Urinary Girdle; una especie de cuña que, gracias a un sistema de flujo de aire, impulsa los fluidos hacia la parte de atrás, donde un tubo los desaloja hacia otra zona del traje. En esta ocasión, el inventor también ha sido un profesional de la medicina: el clínico José Gonzales, ayudado por la profesora de ingeniería Stacey Louie y la dentista Katherine Kin.

El tercer galardón, de 5.000 dólares corresponde al SWIMSuit-Zero Gravity Underwer creado por el diseñador británico Hugo Shelley. Se trata de un pantalón interior que desinfecta y almacena los residuos. Los jueces encargados de evaluar los prototipos, se han declarado satisfecho al comprobar la alta participación y compromiso que el reto ha suscitado.

“Desde este momento, se podrán aprovechar algunos aspectos de los diseños ganadores para desarrollar futuros sistemas terrestres de gestión de residuos”, ha celebrado el veterano astronauta Richard Mastracchio, quien considera que, “en el campo de la medicina, pronto utilizarán parecidas para gestionar los excrementos de los pacientes postrados en cama”.