Este colombiano, que lidera a un equipo de científicos de la Universidad de Texas, ha participado en numerosas publicaciones científicas internacionales sobre esta especialidad, según publican en el diario colombiano El Heraldo. Medicina y Ciencia son para él un todo, y desde 2010 colabora con la agencia espacial americana para analizar los efectos de la microgravedad en el cerebro y columna vertebral de los astronautas.

El grupo de trabajo que coordina también estudia la resonancia magnética en los cosmonautas. Además, examina las alteraciones visuales que sufren los tripulantes antes y después de salir al espacio exterior mediante la técnica del tensor de difusión. Con ella, analiza la microestructura del cerebro para poder preservar la salud de sus pacientes.

Riascos estudió Medicina en la Universidad del Bosque de Bogotá, y se especializó en Radiología en su misma ciudad. Luego, decidió encaminar sus pasos a la neurorradiología y continuó sus estudios en los Estados Unidos. A día de hoy, es profesor en la Universidad de Texas y ejerce la Medicina en el Hospital Memorial Hermann, un referente en enfermedades cerebrales.

Según declaraciones suyas al diario colombiano, es “un honor” que le “motiva para seguir trabajando”. Encontrar algún método que preserve la salud de los astronautas es para él un incentivo en el día a día de su profesión. “Todo se puede lograr a punta de trabajo, arduo y responsable”, declaró.