Las células madre proceden del laboratorio del Mayo Clinic’s Florida, dirigido por Abba Zubair. Zubair, especialista en terapia celular y medicina regenerativa, ha explicado que el objetivo de la investigación es conocer cómo sobreviven las células madre en el Espacio y comprobar si en condiciones de ingravidez su producción se incrementa.

El vicepresidente de Mayo Clinic y CEO de Mayo Clinic en Florida, Gianrico Farrugia, ha avanzado que los resultados de esta investigación pueden ser clave para el desarrollo de nuevos tratamientos en el abordaje de los accidentes cerebrovasculares.

Zubair ha afirmado que para tratar a un ser humano son necesarias cerca de 200 millones de células madre. La importancia de este estudio radica en confirmar si las condiciones de ingravidez pueden contribuir a aumentar la producción de células madre de forma más rápida, asegura el investigador.

Los estudios realizados en los simuladores en la Tierra han demostrado que las células madre adultas se reproducen de forma rápida y fiable en condiciones de microgravedad. Si bien no se sabe por qué en condiciones de microgravedad funciona mejor que una placa de Petri. Los investigadores creen que las condiciones en el Espacio pueden ser similares al ambiente flotante en el que se desarrollan las células en el cuerpo.

De confirmarse su hipótesis podría suponer un importante avance en el tratamiento de determinadas enfermedades, aseguran. En la actualidad el equipo de Zubair espera confirmar esta hipótesis para poder iniciar la producción de células madre en el Espacio. El proyecto estará financiado por el Center for the Advancement of Science in Space.