Los 2 turistas han sido propuestos para sanción por infracción muy grave a la Ley de Seguridad Ciudadana 4/2015, sancionada con una multa de entre 30.001 y 600.000 euros. Varios pilotos avisaron a la torre de control del aeropuerto de Málaga que estaban siendo deslumbrados cuando iban a aterrizar a la misma hora a la que el policía observó los sucesos.

El sujeto que observó a los turistas alertó a la sala del 091 para activar los servicios de emergencias correspondientes y poder localizar e identificar a los posibles responsables del puntero láser que se encontraban en un hotel de Torremolinos (Málaga), según indica la Policía en una nota de prensa. El puntero láser de color verde que portaba cada uno de los detenidos tenía forma de bolígrafo. Los punteros han sido intervenidos y los responsables han sido propuestos para sanción, según indican.

La Food and Drug Administration (FDA) ofrece las siguientes recomendaciones respecto a los punteros láser.

  1. Nunca apunte un puntero láser hacia nadie.
  2. No compre punteros láser para sus hijos.
  3. Antes de comprar un puntero láser, asegúrese de que tenga la siguiente información en la etiqueta:

– Una declaración de que cumpla con el capítulo 21 del Código de Regulaciones Federales (CFR, por sus siglas en inglés).

– Nombre del fabricante o distribuidor y fecha de fabricación.

– Un aviso de advertencia para evitar la exposición a la radiación láser.

– La designación de clase, con cobertura de Clase I a IIIa. Los productos de Clase IIIb y IV deben utilizarse solo por personas con entrenamiento adecuado en aplicaciones que requieren necesidad legítima de estos productos de alta potencia.

La American Academy of Ophthalmology (AAO) advierte que a medida que la potencia del puntero láser sobrepasa los 5 milivatios aumenta el riesgo de lesiones graves en los ojos y de quemaduras en la piel. Daniel Hewett, oficial de promoción de salud de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU., encargado de que los productos que emiten radiación cumplan las normas, advierte en la página de la academia que ha llegado a observar etiquetas que ponían “menos de 1.000 milivatios”.

El consumidor muchas veces no sabe lo que esto significa ni el riesgo que implica que un puntero láser tenga más potencia de lo deseable, según señala. El láser con el que apuntaban los turistas era de color verde, un color no considerado como de los más peligrosos para la salud. Según señala la AAO, en este rango se encuentran los láseres azules y violetas que, al ser menos detectable por el ojo humano, provocan un cierre de ojos más lento y, por tanto, una mayor exposición al mismo.