La empresa rusa Zvezdá es la creadora de esta nueva generación de ropa para pilotos. Además del traje antigravedad, la compañía ha desarrollado y producido sistemas portátiles de soporte de vida para astronautas y pilotos, según informan desde Sputnik News. Zvezdá está especializada en los PAK-FA (cazas rusos), ya que se ven sometidos a una fuerza excesiva de gravedad.

El traje antigravedad evita desplazamientos de la sangre al presionar las piernas, brazos y abdomen del piloto cuando el traje se infla gracias a un sistema neumático. Así se evita que se produzca la llamada visión negra de los pilotos (disminución del riego sanguíneo del cerebro) que, además, es una de las causas que discapacita a los pilotos en los vuelos.

Según declaraciones de Serguéi Pozdnykov, el director de Zvezdá, el traje antigravedad permite que se incremente la resistencia a las fuerzas de la gravedad mientras duren las maniobras de vuelo. También añadió que el siguiente paso era conseguir que esta ropa fuera cómoda sin perder prestaciones.

El piloto de un caza T-50 podría abandonar el avión en cualquier altitud sin que esto implicara un riesgo para ellos en situaciones de emergencia, ya sea en despegues o aterrizajes, gracias a los asientos eyectables.