Tal y como informa la agencia EFE, el acoplamiento entre plataforma y nave se produjo el viernes con éxito y tan solo 6 minutos antes de la hora prevista (21.54 GTM). Esta nueva misión de la ISS partió de la misma rampa por la que Yuri Gagarin partió al Espacio hace ya 56 años.

Ígor Komarov, jefe del Roscosmos, agencia espacial rusa, informó de que tras el despegue todo funcionaba con normalidad. También señaló que en esta misión de la ISS era la segunda vez que se enganchaba la soyuz rusa con la plataforma en un esquema abreviado de vuelo; las anteriores veces se acoplaba tras 2 o 3 días de vuelos.

Fiódor Yurchijin, Jack Fischer y Peggy Whitson esperan a los tripulantes de la soyuz después de un viaje que durará 139 días. El programa ruso en el que se encuentra esta misión de la ISS incluye una salida al espacio exterior que se llevará a cabo el 17 agosto.

"Se trata de una actividad fundamentalmente científica. No haremos trabajos de reparación", dijo el cosmonauta, quien tiene en su haber 3 "caminatas espaciales" y que en 2013 batió, con un registro de 8 horas y 7 minutos, el récord de permanencia en el espacio abierto.

Qué pruebas realizarán

En esta nueva misión de la ISS, los astronautas se someterán a un nuevo sistema de termorregulación, además de formar parte de 300 experimentos científicos (de los cuales 50 serán realizados por 2 astronautas). Entre otras pruebas, una de ellas será el registro del umbral de tolerancia al dolor y al calor en situación de ingravidez.

Riazanski explicó que gran parte de los experimentos se centrarían en músculos y tendones, aunque el experimento más importante, según explicó, es el propio vuelo espacial. Fotografiar la Tierra con una alta resolución, dentro del proyecto Earthkam, es otra de las aspiraciones de esta nueva misión de la ISS.