Ambos cosmonautas entrenan cada día para compensar la pérdida de la musculatura y del hueso mientras permanecen en ambientes con microgravedad. Ahora, se probará en ratones una nueva terapia farmacológica inyectable para mantener los huesos fuertes mientras duren las misiones.

Si esta terapia farmacológica pudiera revertir la pérdida ósea en el Espacio, ayudar a los pacientes con enfermedades óseas sería más fácil en la Tierra. La semana pasada, Fischer estuvo realizando pruebas microbiológicas como parte de la misión de Space X Dragon.