Cerca de 5.000 personas fueron atendidas por intoxicaciones etílicas el año pasado por los servicios de emergencias españoles, de acuerdo con la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), que destacaban la importancia de una buena educación para la salud tanto para prevenir intoxicaciones etílicas como para saber actuar ante una.

Según recoge la agencia EFE, muchas de las personas atendidas por intoxicaciones etílicas en 2017 en España fueron varones de entre 20 y 30 años. De acuerdo con la encuesta sobre uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España, casi el 80% de los adolescentes de entre 14 y 18 años han probado el alcohol alguna vez en su vida. Entre los adultos, hay un alto índice de ingesta diaria.

El año pasado, 9.900 personas iniciaron tratamientos en centros de Proyecto Hombre; un dato que, junto con el resto, constata la importancia, para SEMES, de una buena educación para la salud frente a las intoxicaciones etílicas. En ese sentido, ante una intoxicación etílica o por drogas, la sociedad recomienda:

  1. Evitar que la persona se caiga, si está de pie.
  2. No dejar que siga consumiendo alcohol.
  3. En caso de vómito, mantener la cabeza hacia abajo si está de pie o colocarla de lado si está tumbada.
  4. Abrigarla para evitar una hipotermia.
  5. Hablarle con tranquilidad.
  6. Intentar que no se duerma.
  7. No darle de beber ni intentar que induzca el vómito (podría aspirarlo, dado su estado).

Si la persona que sufre la intoxicación etílica o por drogas no responde a los estímulos de quien le está atendiendo, se le debe colocar en posición lateral de seguridad y, si sigue sin reaccionar, llamar al número de Emergencias 112 para solicitar ayuda.