Las ambulancias pueden reducir a la mitad el tiempo que tardan en llegar a un paciente herido si aplican exenciones a las normas de tránsito, según un estudio del Emergency Medicinal Journey. “No cumplir con las normas de tráfico de manera excepcional permite a los equipos de emergencia exceder los límites de velocidad, evitar las señales de tránsito y pasar las luces rojas, lo que asegura que llegarán antes a su destino”.

El estudio ha cronometrado el tiempo de respuesta de las ambulancias ante una emergencia y revela que estos vehículos redujeron su tiempo de reacción en 14 minutos gracias a estas exenciones. “Esto podría ser una cuestión de vida o muerte”, sugieren los investigadores. Sin embargo, no seguir las normas de tráfico aumenta el riesgo de una colisión en el camino, y ha surgido la preocupación de si este mayor riesgo puede estar justificado.

Los investigadores compararon los tiempos de respuesta de las ambulancias cuando se conducía de acuerdo con la normativa de tráfico y sin cumplirla. Los expertos estudiaron 40 respuestas durante un periodo de 8 meses en Londres en 2016. Las distancias recorridas fueron similares para ambos tipos de respuesta, pero la velocidad promedio para la conducción de emergencia “sin normas de tráfico” fue mucho más rápida a 46,1 kilómetros por hora, en comparación con los 20,1 kilómetros por hora para la conducción estándar.

El tiempo de respuesta también fue de 14 minutos más rápido con la conducción “sin normas” equivalente a más de la mitad (un poco menos del 55%) del tiempo que le tomó a la conducción estándar llegar al paciente. Los investigadores describen algunas advertencias: "El riesgo incrementado potencial de una respuesta de emergencia solo debe aceptarse cuando permite un ahorro de tiempo clínicamente significativo para los pacientes que están gravemente heridos o enfermos", enfatizan.