Los investigadores realizaron un seguimiento de 10.745 pacientes un mes después de haber pasado por una cirugía de emergencia, concretamente de abdomen. Los resultados mostraron que el riesgo de muerte tras la cirugía era tres veces mayor en los pacientes que procedían de países con ingresos bajos que en los que procedían de países con ingresos altos.

Las causas pueden estar determinadas por las diferencias en el pronóstico, el tratamiento o ambas cosas, según ha explicado el doctor Aneel Bhangu de la Universidad de Birmingham a Infosalus. A juicio de los investigadores, este trabajo pone de relieve la necesidad de mejorar la seguridad del paciente en los países de ingresos bajos.

El riesgo de muerte tras una cirugía o la tasa de mortalidad se registra de forma habitual en los países con ingresos altos como Reino Unido y Estados Unidos, pero existe poco o ningún seguimiento en el 70% de los países de ingresos bajos y medios. Por este motivo, los investigadores recalcan la importancia de impulsar el uso de las listas de verificación de seguridad quirúrgica.

Precisamente, el equipo de investigación ha puesto en marcha un nuevo sistema de recogida de datos, a partir de una red internacional de colaboración entre médicos conocidos como GlobalSurg. Esta comunidad fue creada en gran medida utilizando los medios sociales y la recogida de datos durante el estudio fue mejorado mediante el uso de una plataforma accesible desde dispositivos móviles con internet.