El entrenamiento con tejido sintético o con tejido vivo no ofrece diferencias en el rendimiento posterior para el torniquete, el sello torácico, el cierre de heridas con hemorragia de unión, la vía nasofaríngea y la taracostomía con aguja. Es el principal hallazgo de un estudio publicado en Academic Emergency Medicine, revista de la Society for Academic Emergency Medicine.

Según ha informado la sociedad, la directora del programa de Medicina de Emergencias en el Hennepin County Medical Center de Minneapolis, Danielle Hart, es la autora principal del trabajo, que evaluaba las debilidades y fortalezas de los modelos de entrenamiento con tejido sintético y con tejido vivo en 7 procedimientos (los citados más la toracostomía tubular y la cricotirotomía).

El estudio indica que hasta que no se desarrollen modelos de entrenamiento con tejido sintético más fieles a nivel tisular y antropomórfico los modelos de tejido vivo tienen un sentido en la toracostomía con tubo y la cricotirotomía. En cualquier caso, son necesarios más investigaciones para determinar en qué se traduce el rendimiento de un modelo de entrenamiento con tejido sintético o con tejido vivo.

De acuerdo con el copresidente de la AEM Consensus Conference, William Bond, el trabajo de Hart muestra “los muchos desafíos que implica la investigación de simulación”. “El artículo comparte la experiencia de entrenamiento de simulación para una serie de procedimientos relevantes para la Medicina de Emergencia, los equipos de trauma y la Medicina Militar”, subraya.