Para realizar la evaluación, se llevó a cabo un estudio observación prospectivo en el que se incluyó a 190 pacientes que habían sufrido lesiones traumáticas entre junio de 2014 y diciembre de 2015 en el sudeste de Virginia y el noreste de Carolina del Norte.

La investigación reveló que los exámenes Pocus realizados por la tripulación del helicóptero en el que fueron trasladados tuvieron un valor predictivo positivo del 100% y del 98,3% negativo para identificar neumotórax, hemotórax y líquido abdominal libre. Los resultados fueron equivalentes a los obtenidos por los exámenes Pocus llevados a cabo por el equipo especializado en trauma.

De acuerdo con los autores, el trabajo puede llevar a reducir las lesiones iatrogénicas provocadas por procedimientos prehospitalarios invasivos innecesarios, además de facilitar el inicio temprano de protocolos de transfusión. En todo caso, y a pesar de los resultados positivos de la ecografía Pocus aeronáutica, los investigadores consideran necesario hacer más estudios.