Esta acción es la primera que se desarrolla dentro del convenio de colaboración firmado entre la Consejería de Presidencia y Justicia y el comité de entidades de representantes de personas con discapacidad de Cantabria, el Cermi y tendrá su continuidad con la puesta en marcha de otros medios y protocolos de actuación para facilitar la comunicación y la atención integral a las personas con discapacidad.

Según ha adelantado el consejero de Presidencia, Rafael de la Sierra, también se trabaja junto al Cermi en la organización de un simulacro en el que los bomberos, junto a otros profesionales de emergencias, se ejercitarán en la atención de una persona con multidiscapacidad.

El curso durará 4 días y ofrecerá a los bomberos formación teórica sobre los diferentes tipos de discapacidad con especial atención a la identificación de las necesidades específicas y la interrelación y comunicación durante la gestión de la emergencia. Al final se establecerán entre todos los participantes unas propuestas de buenas prácticas y mejoras para perfeccionar la asistencia a las personas con discapacidad ante una determinada emergencia.

Para la organización de estas acciones, el ejecutivo destina al Cermi de Cantabria 10.000 euros de subvención.  El convenio incluye la difusión del uso del teléfono de emergencias 112, la organización de simulacros e información de las nuevas técnicas y materiales para asistir mejor a las personas con discapacidad. Los programas de sensibilización y prevención que se desarrollen tendrán en cuenta los riesgos añadidos que sufren estas personas.